Now Reading
María Iris: una guerrera moderna que lucha cada día contra viento y marea

María Iris: una guerrera moderna que lucha cada día contra viento y marea

maría iris mes de la mujer www.hondurasmagazineusa.com

“Mujeres… somos más fuertes de lo que nos han hecho creer, y tenemos todo para hacer un cambio positivo en nuestras casas, en nuestros trabajos y en nuestro país, pero, sobre todo, representamos la sensibilidad que el mundo necesita para ser mejor” -María Iris.

María Iris Ríos, es una dama justo al borde de las cinco décadas de vida, quien gracias a su franqueza y lealtad se ha ganado el reconocimiento de miles de personas y también el rechazo de unos cuantos a quienes ella les perdona, pero no olvida.

Tuvimos el privilegio de entrevistar a esta reconocida catracha quien no solamente nos habla de su titánica labor al frente de la Fundación Amor y Vida, sino también de sus motivaciones, sus grandes amores, sus planes y sus temores.

Acompáñanos y descubre más de esta fascinante mujer.

Ella quien no duda en describirse como una niña a quien la oración la convirtió en una mujer segura de sí misma, de carácter firme, convicciones claras y sin miedo a la adversidad, nos amplía; “soy una persona a quien le duele demasiado el dolor ajeno, soy muy sensible y aunque muchas veces sea tosca para decir las cosas, me considero leal y decidida cuando me propongo algo en la vida ya sea a título personal o profesional.

Además, soy una persona a la que Dios le ha dado la oportunidad de servir mediante proyectos de labor social y que todos los días se llena de entusiasmo, si el objetivo es ayudar a un niño, un joven, o un anciano que no tiene quién por él”.

Entre más nos adentramos a conocer a María Iris, más nos convencemos de que realmente se ha convertido en un ángel terrestre para los 30 niños y jóvenes que habitan en la Fundación Amor y Vida, un lugar considerado por sus habitantes una sucursal del cielo.

Dicha fundación es una organización sin fines de lucro dedicada a proveer afecto, protección y cuidados integrales a niños huérfanos o no, infectados por el VIH/SIDA brindándoles así la oportunidad de orientación, educación y desarrollo.

Cabe recalar que María Iris está al frente de la misma desde hace ocho años, tiempo en el que ha conocido el amor sincero y el dolor profundo, basta con escucharle y ver como sus ojos se llenan de lágrimas al describir su experiencia.

“Hay muchísimas satisfacciones que me confirman que vamos por el camino correcto, sin embargo una de las más grandes que puedo presumir es el llegar en las mañanas a la fundación y ver como cada uno de ellos me esperan para darme un abrazo, ver en sus ojos que tienen puestas en mí sus esperanzas, eso me llena de gratitud ante Dios, y si a eso le sumamos que de los 28 niños y jóvenes que encontré en este lugar sin esperanzas y sin ganas de continuar, ocho de ellos se han graduado; entre ellos uno que logró su sueño de ser violinista y ahora tiene un empleo como maestro de violín, eso es muy gratificante.

See Also

Escuchar a cada uno de ellos decir cuánto oran para que Dios los continúe protegiendo, es realmente una colección de momentos maravillosos que solo Dios pudo ser capaz de dármelos y que llevaré conmigo hasta mi último aliento de vida”.

Sin lugar a dudas al leer estos testimonios nos damos cuenta del amor infinito de Dios para con cada uno de sus hijos y de cómo pone a cada uno en el lugar correcto. Para María Iris, su esposo David Enrique Matute Machado y sus hijos; Braulio Enrique, David Alejandro y Luis Reynaldo Matute Ríos, convivir cada día con el sufrimiento ajeno los ha fortalecido en su relación, por lo que todos coinciden que su temor más grande es perder la empatía y ser indiferentes al sufrimiento de los demás.

“Como mujer y madre puedo asegurar que la más grande enseñanza que mi labor me ha dejado es haber aprendido que la inacción cultiva el miedo, que si usted quiere conquistar el miedo no puede quedarse sentado viendo como suceden las cosas sin actuar, debe salir y ocuparse de él para que los resultados sean los que usted estaba esperando”.

Para María Iris es muy importante que su legado sea de inspiración, por lo que le gustaría que sus hijos le recordaran como alguien que les enseñó lo más valioso que ella creía, y es el amor al prójimo. A los niños y jóvenes de la fundación procura que vean en ella a la mujer que todas las mañanas se levanta con mucho entusiasmo a defender sus derechos.

What's Your Reaction?
Excited
8
Happy
5
In Love
13
Not Sure
1
Silly
0
View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll To Top