Estos son los exámenes para la detección anticipada del cáncer

La detección anticipada del cáncer es fundamental para salvar vidas y reducir los costos del tratamiento, según las autoridades en salud. Con el aumento de la incidencia del cáncer en edades más tempranas, comprender cómo se logra esta detección es crucial. Un informe publicado por la Sociedad Estadounidense del Cáncer en enero destaca que, entre los adultos estadounidenses, los menores de 50 años son el único grupo que ha experimentado un aumento en la incidencia general del cáncer de 1995 a 2020, a pesar del envejecimiento general de la población.

El Dr. William Dahut, científico jefe de la Sociedad Estadounidense del Cáncer, señaló que «estamos viendo un movimiento en los diagnósticos de cáncer hacia personas más jóvenes, a pesar de que hay más personas en las poblaciones de mayor edad».

Por tanto, la detección temprana del cáncer es cada vez más necesaria, junto con la prevención primaria recomendada por expertos médicos, como el ejercicio y una dieta saludable que incluya la reducción del consumo de alimentos procesados, carnes rojas, bebidas azucaradas y la eliminación del consumo de alcohol, según la Sociedad Americana de Lucha contra el Cáncer.

La Organización Mundial de la Salud explica que la detección temprana comprende el diagnóstico precoz y el tamizaje. El diagnóstico precoz implica reconocer los síntomas, buscar atención médica, acceder a servicios de evaluación y diagnóstico, y recibir un tratamiento adecuado. El tamizaje busca detectar indicios de cáncer o lesiones precancerosas en personas sin síntomas, utilizando pruebas como la citología y la mamografía.

Las pruebas para la detección temprana del cáncer

El Dr. Elmer Huerta, oncólogo y experto en Salud Pública, explica que la detección temprana constituye una forma de «prevención secundaria». Esta estrategia se aplica a ciertos tipos de cáncer que pueden detectarse en sus etapas iniciales mediante pruebas específicas, cuando el crecimiento de las células cancerosas es aún incipiente. Según el doctor, esta forma de prevención abarca «un puñado de cánceres».

«La diferencia con la prevención primaria radica en que, en este caso, se evita el contacto con las sustancias o causas que podrían provocar el cáncer, mientras que en la prevención secundaria, el cáncer ya ha comenzado a desarrollarse. Sin embargo, como su crecimiento es lento, es posible detectarlo mediante pruebas y evitar que progrese», explicó el oncólogo y experto en Salud Pública.

Estos son las principales pruebas de detección temprana, según el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos:

Citología para detectar el cáncer de cuello uterino

Para detectar el cáncer de cuello uterino, la Sociedad Americana del Cáncer recomienda las pruebas de detección del virus del papiloma humano (VPH) y el Papanicolaou. Estas pruebas son efectivas para prevenir enfermedades, ya que permiten detectar células anormales que pueden tratarse antes de convertirse en cáncer.

Según los expertos, las mujeres deben realizarse estas pruebas entre los 21 y los 65 años, siempre que hayan tenido pruebas de detección adecuadas anteriormente y no presenten un alto riesgo de desarrollar cáncer de cuello uterino. La recomendación es comenzar con la prueba de Papanicolaou a los 21 años y repetirla cada tres años hasta los 29 años. A partir de los 30 años, la detección del cáncer de cuello uterino puede realizarse de la misma manera o mediante la prueba del VPH, o una combinación de ambas pruebas, cada cinco años hasta los 65 años.

Mamografía para detectar el cáncer de mama

La mamografía se realiza a partir de los 40 años, una vez al año, hasta los 75 años. Su objetivo es detectar el cáncer de mama en etapas tempranas. Como menciona el Dr. Huerta, esta prueba permite detectar el cáncer cuando aún es muy pequeño, del tamaño de un grano de azúcar, lo que facilita su tratamiento y curación.

Examen de sangre oculta para detectar cáncer de colon

Se refiere a un examen de detección de sangre oculta en heces, que es una prueba para detectar sangre que no es visible a simple vista en las heces. El Dr. Huerta explica que esta prueba se realiza tanto en hombres como en mujeres a partir de los 50 años. Si el resultado de esta prueba es positivo, se puede realizar una colonoscopia, un examen en el que se visualiza el interior del colon, que debe realizarse cada 5 o 10 años a partir de los 50 años en hombres y mujeres.

Colonoscopia

Para reducir el riesgo de muerte por cáncer colorrectal, el Instituto Nacional del Cáncer recomienda realizar varios exámenes, como la colonoscopia, la sigmoidoscopia y pruebas altamente sensibles que analizan las heces, como las pruebas de sangre oculta y las pruebas de ADN. Estos exámenes no solo detectan la enfermedad en sus etapas iniciales, sino que también pueden prevenir su desarrollo al encontrar y extirpar pólipos, que son bultos anormales en el colon, antes de que se conviertan en cáncer.

Los expertos sugieren que las personas con riesgo promedio de cáncer colorrectal se realicen una de estas pruebas de detección entre los 45 y 50 años, y continúen haciéndolas hasta los 75 años.

Tomografía computarizada de baja dosis para detectar cáncer de pulmón

Para detectar el cáncer de pulmón, se utiliza una prueba llamada tomografía computarizada de baja intensidad, que debe realizarse cada cinco años. Sin embargo, esta prueba no es para todos, sino específicamente para fumadores fuertes, definidos como aquellos que han consumido un paquete de cigarrillos diario durante 30 años o dos paquetes diarios durante 15 años.

Recientemente, la Sociedad Estadounidense del Cáncer amplió sus recomendaciones de detección, sugiriendo que cualquier persona entre 50 y 80 años que haya fumado actualmente o en el pasado (independientemente del tiempo transcurrido) a un ritmo de 20 paquetes-año debería hacerse una prueba para detectar cáncer de pulmón. Un paquete-año se define como fumar un promedio de un paquete de cigarrillos por día durante un año.

See Also

Además de estos exámenes, el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos destaca otras pruebas de detección para personas con mayor riesgo de ciertos cánceres. Estas incluyen la prueba de alfafetoproteína para detectar cáncer de hígado, la resonancia magnética para identificar cambios genéticos que aumentan el riesgo de cáncer de mama, la prueba del antígeno canceroso 125 (CA-125) para detectar cáncer de ovario temprano, el examen clínico de mama y el autoexamen de mama, y las pruebas de detección de múltiples tipos de cáncer (MCD), que buscan marcadores tumorales en los fluidos corporales. Aunque aún no se ha demostrado que estas pruebas MCD sean completamente efectivas, a veces se ofrecen a personas con mayor riesgo.

Por qué la detección temprana es crucial

El Dr. Huerta destaca la importancia de la detección temprana en ciertos tipos de cáncer, ya que algunos pacientes pueden no presentar señales de alerta. La falta de acceso a medios de diagnóstico es un problema común, especialmente en países de ingresos bajos y medianos, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La OMS también señala que menos del 30% de los países de ingresos bajos cuentan con servicios de diagnóstico y tratamiento accesibles de forma generalizada, lo que conlleva retrasos y fragmentación en la atención médica.

A pesar de estos desafíos, el Dr. Huerta enfatiza que es crucial ir al médico antes de sentir síntomas, si se tiene acceso a la atención médica. Los chequeos regulares son recomendados, ya que las pruebas de detección de cáncer pueden salvar vidas.

Las cifras del cáncer en el mundo

El cáncer sigue siendo una de las mayores preocupaciones en materia de salud pública en el mundo. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2020 esta enfermedad fue una de las principales causas de muerte, provocando casi 10 millones de fallecimientos.

En ese año, los cánceres más mortales fueron el pulmonar (1,8 millones de muertes), colorrectal (916,000), hepático (830,000), gástrico (769,000) y el de mama (685,000 fallecimientos).

En términos de casos, los cánceres más frecuentes en 2020 fueron el de mama (2.26 millones de casos), pulmonar (2.21 millones), colorrectal (1.93 millones), de próstata (1.41 millones), de piel (1.20 millones) y gástrico (1.09 millones).

What's Your Reaction?
Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0
Scroll To Top