Now Reading
Desafíos actuales de la vivienda urbana en Honduras

Desafíos actuales de la vivienda urbana en Honduras

Las condiciones de las diferentes viviendas o habitaciones humanas pueden ser vistas desde dos ópticas: legal y física.

 

La legal primeramente se refiere a la posesión, cuando es propia de forma precaria o sólida, o si implica un alquiler a terceros o tiene otras limitaciones en su traspaso o goce.

La física se refiere a las condiciones materiales: acceso a servicios, condiciones del inmueble, elementos del entorno, densidad poblacional y otras similares.

 

Los desafíos del sector son bastante considerables en todas estas áreas. Los más urgentes y visibles, por sus efectos inmediatos nocivos y persistentes, son los de la precariedad física y el hacinamiento. Es decir, tenemos viviendas apiñadas y que no tienen las condiciones de servicios, ventilación, iluminación e higiene que requerimos. Si a esto le sumamos la mala geografía y falta de planificación, vemos que el segundo problema va ligado al anterior.  Este se trata de la distancia o, en otras palabras, que se tenga que vivir a gran distancia del trabajo o de los demás servicios que se requieran.

Ambos problemas los podemos también contextualizar con las tendencias, ya muy claras estadísticamente, de la reducción en los tamaños de la unidad familiar y mayor movilidad de las personas.

Hemos seguido a lo largo de los años los esfuerzos de diferentes gobiernos por dar solución al problema de vivienda en Honduras. Si estudiamos el debate público y las proclamaciones oficiales, vemos que primariamente se concibe como un problema de tipo legal de posesión y de unidades familiares tradicionales con un arraigo físico.

 

Para poder adquirir una vivienda, las familias o individuos necesitan tener el deseo a largo plazo de vivir en el lugar donde se encuentra la misma, que el precio sea lo más accesible posible, y la confianza de poder liquidar su inversión en caso de mudarse obteniendo una plusvalía. Además, se requieren ingresos estables previsibles para evitar el riesgo de perder la inversión, y una prima o enganche que pueda ser considerable.

 

Solución

Podemos atacar el problema mejorando lo atractivo de las ofertas. La variedad de tamaños, ubicaciones y configuración hacen más probable hallar una solución adecuada. La vivienda popular no debe quedar condenada a estar en las periferias lejanas de las ciudades.

Se pueden dar soluciones más densas y pequeñas en las zonas céntricas y más amplias en la periferia. Lo importante es que las personas puedan decidir, en base a su propio criterio y preferencias, qué les conviene.

 

Otra solución son las unidades con capacidad de crecer, o parcialmente acabadas, que acercan más a la capacidad de pago de las personas. Estas consisten en dejar un espacio físico o acabados que se completan a futuro según la capacidad de inversión de los propietarios.

Estas dos soluciones mejoran la cobertura que se puede dar con esta solución, pero no resuelven el problema de los ingresos estables ni atienden los desafíos causados por la mayor movilidad y unidades familiares más pequeñas.

What's Your Reaction?
Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0
View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll To Top